sábado, 3 de diciembre de 2016

Te amo tanto que...

¡Hola a todos! ¿Cómo están? ¡Al fin estoy de vacaciones! Al menos, de estudio que de trabajo es otro tema. Pero al menos, de clases, ya es un alivio, que estos últimos meses han sido un constante tire y afloje con todo y me alegra decir que son vacaciones y no paro indefinido xD que era lo que más me preocupaba. Y ya para celebrar, salí con una amiga a una muestra de calendarios japoneses ¡Una belleza! Y es que además, quedamos para participar de una rifa de los calendarios ¡y nosotras saltando en una pata! Que hubo algunos de casas y flores, que me fascinaron ¡incluso uno de autos viejos! Había un Packard del 31 precioso, uno de mis autos preferidos. Creo que no lo he dicho nunca: soy loca de los autos antiguos, por suerte, gusto que comparto con Luz que nosotras vemos un auto viejo y somos de las primeras que estamos en fila para probarlos o hacernos fotos —que a Luz le encantan las fotos— aunque yo creo que roban parte del alma (?).

Lo interesante fue que hubo un árbol navideño hecho de alambre y grullas de origami ¡una belleza realmente! Que había algunas tan pequeñas que debían medir un centímetro, una habilidad del hombre para hacer ese trabajo que era digno de envidiarse.

Fue una noche divertida que comimos pizza y aunque tenía mucho yuyo —orégano >.<—, estuvo rica y la Sprite bien fresquita para acompañar. Y ya como último, nos fuimos a caminar por la avenida para bajar un poco la pizza —cuidarse es importante (?)—.


Te amo tanto que...

Existe el dolor, incluso, en lo más recóndito de nuestro ser; en el lugar más feliz  del mundo también. Existe el dolor, la tristeza y el miedo. Yo me siento aterrada, tanto así que quiero matarte para que no sigas sufriendo este suplicio.

Verte bailar, reír y girar y girar sin sentido me hace feliz., verdaderamente feliz. Quiero congelar este momento así siempre sonrías, así que ahora ¡baila! ¡Brilla! ¡Deslumbra al mundo con tus encantos sobrenaturales! Embriáganos de alegría una vez más.

Sabes, mi niña, que eres lo más importante de mi vida. Por eso, brilla como nunca esta noche, aduéñate del escenario y de la voluntad de cada uno de los que te mira. Embriáganos de alegría.

Todo en ti es tan perfecto que se vuelve inverosímil. La forma como ríes, como tu vestido se abre al girar, la forma como te mueves grácilmente, como vives felizmente. Todo en ti me provoca una avalancha de emociones que desencadenan en la locura. Estoy loca por ti. Loca.

Te amo tanto que deseo matarte.

Te amo tanto que deseo matarte.

Te amo tanto que deseo matarte.

¡Que pensamiento más hermoso! ¿No lo crees? Mi amor por ti me lleva a los límites de lo mundanamente imaginable.

Ah, sabes que haría cualquier cosa por ti ¿no?

Te amo tanto que deseo matarte.

Ahora, cayendo el telón vuelvo a verte sonriendo, corriendo dos mechones rebeldes que caen en tu hermosa frente, con aquella mirada de cristal tan encantadora que parece salida de algún cuadro de Tiziano. Paso mi mano por tu mejilla y siento el frio de tu piel pero tu rostro sigue impecable, se mantiene feliz, tan feliz que llega a cansar.

Siempre fuiste un espejo, mi niña. Mis puños se encuentran ahora teñidos de rojo y tu rostro dividido en el cristal, distorsionado, se ve adolorido pero feliz, mi niña.

—Te amo tanto que deseo matarte— confieso al fin en un siseo ahogado con un cristal atravesado en el pecho de mi niña.

Siempre fuiste un espejo.





Sí, también tengo fascinación con los espejos, casi todo lo que sea un portal a un mundo misterioso está hecho para mí (?). Espero hayan disfrutado del relato <3

¡Un abrazo!


¡Se cuidan!

Bye!
Leer más...

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Te reto con canciones: Belleza

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Finalmente, me animo a hacer este reto. La verdad, hasta hoy, no tenía una idea muy clara sobre qué escribir con la canción. Si no tienen la más pálida idea de qué se trata, pueden pasarse por el blog de Mia y ver de qué va, de paso, sumarse o leer a los otros participantes.

De paso, cambié el diseño del blog <3 que ya me había aburrido del anterior, así que como saben, me aburro y lo cambio —ojalá fuera así de fácil cambiar el diseño de la casa, ingresar un par de datos, apretar un botón y listo >.<—. Aunque gran parte del diseño se lo debo a L'arc in ciel que escuchando el tema As if in a dream, saqué la mayor parte de la inspiración, que la canción habla de los sueños y aunque la chica de la portada no sonría, me encantó <3 y las mariposas, que es algo que me gusta mucho también, aunque en dibujo que reales me dan bastante cosita >.< Soy bastante cobarde si de bichos se trata, para qué negarlo. Además ¿saben que hay una creencia de que el alma humana puede transmutar a la de una mariposa? Creo que alguna vez había hablado de ello en Nijigahara, pero no sólo por el insecto, la idea de quedarme a solas con una mariposa es algo que no me gusta nada de nada (?). Aún así, a nivel diseño y simbólico me gustan muchísimo.

Pero me voy un poco por las ramas (?) así que los dejo con la historia.



Belleza

—Si vamos a enloquecer, al menos, déjame bailar contigo— te sonríes  y comienzas a dar vueltas —gira y gira. Gira y gira. Bailemos, los ángeles sentirán envidia— tomas un muñeca que adorna la chimenea, la miras y tomas uno de sus rizos rubios entre tus dedos. Si fuera real, no tendrías tantos problemas: sería la protagonista perfecta. Pero es tan sólo porcelana.

Tomas la gabardina y sales a la calle, buscando el lugar donde los copos de nieve florecen, donde la lluvia se convierte en aire, donde llueven pétalos de ciruelo, justo ahí estará ella, en el mundo oculto de los sueños.

Caminas por la calle, te detienes a observar cada bello rostro que cruza tu mirada. Hombres, mujeres, no hay nadie que represente aquella belleza que buscas. Una bella melena rojiza te lleva a tener esperanzas, pero al cruzar tu mirada con la de su portadora, la falta de entusiasmo en su mirar te decepciona.

Sigues andando, metes las manos en los bolsillos. Un paso a la vez, ojalá pudieras crear a tu protagonista ideal, tu meta se cumpliría, soñarías a lo grande con algo más. Aunque sólo puedes hacer muñecas y soñar en darles vidas. Tu protagonista jamás traspasará la porcelana. Pero soñar no te cuesta nada, te da esperanzas de dar con el rostro perfecto, aquel que represente el sueño que no puedes hacer real.

Te detienes en el semáforo, y la ves del otro lado de la calle. Tu sueño se ilumina, al fin cobrando forma. El cabello cobrizo que se agita con cada paso que da, las piernas largas que se estiran buscando alcanzar el mañana, las bellas manos tan delicadas como las de una muñeca de porcelana.

Te arriesgas a cruzar, aquel caminar se ve como una danza. Si te demoras más, aquel baile acabará.

—Si me vas a enloquecer, al menos, baila conmigo—.

El ruido del tráfico se intensifia. Las vocinas suenan con tanta fuerza que crees que tus timpanos reventaran. Tirado sobre el pavimento, mueves tu mano al pecho.

Tu pecho ha estallado y ahora, florece en un manto dorado. Lo miras bien, pasas tus dedos por él y el brillo de aquel líquido que brota de ti es totalmente diferente a la sangre.

De pronto, te levantas, alisas tu sobretodo y miras al cielo, viendo caer los pétalos de ciruelo. Sigues el danzar que marcan antes de caer al suelo.

—Si vamos a enloquecer, ven a bailar conmigo— extiende su mano hacia ti y abrumado por la sorpresa, por el paisaje de sueño y el resplandor que hay a su alrededor, te acercas a ella y tomas uno de sus rizos cobrizos entre tus dedos. Suaves y brillantes, como el más fino terciopelo.

Sonríes, tomas su mano y comienzan a girar en un vals que no acabará. La has encontrado. Ahora, sigue soñando.




Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!





Leer más...

No te soñé: Capítulo 13

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Retomando un poco esta historia que al fin han comenzado a colaborar conmigo mis niños, traigo capítulo nuevo y aprovechando esto, he escrito bastante, que no sé cuando vuelvan a hacer hiatus nuevamente mis personajes.

Curiosamente, me ha dado cuenta de la cantidad de fotografías que tengo con paraguas para mis ediciones y es que no lo había notado hasta ahorita mismo que viendo mis carpetas, he encontrado una variedad tremenda desde lugares hasta colores con personas y paraguas xD me gusta la lluvia hasta el extremo que no me doy cuenta de cuánto (?)

Éste capítulo es bastante tranquilo, pero en el próximo, ruedan cabezas —literalmente—, así que espero, lo disfruten.




Capítulo 13
Fei

Sophie es una buena guerrera. He estado tanto tiempo preocupado por mí mismo que no he estado al tanto de cosas como éstas. Los demonios han proliferado. Los ataques comenzaron siendo menores, poco destacables, pero tal como ella lo explicó, se están armando, preparando para algo mucho mayor.

Y aunque tenía mis propios problemas, con Kayla las cosas empeoraron. Aun no sé a dónde debo llevarla, los nombres que ella me ha dado no los he visto en ningún mapa. Isla de Cité, Notre dame, Francia, entre otros tantos que me ha mencionado, nada de eso aparece en ningún mapa. Pensaba que era de algún poblado pequeño pero algo me dice que su lugar de origen va mucho más allá de este mundo. Pero no lo había hablado con ella aun, había mucha gente a su alrededor ahora. En total, eran doce los que nos acompañaban. Y aunque, facilitaban mi trabajo como guardián suyo al no tener que estar con un ojo adelante y el otro atrás evitando que ella se metiera en problemas, aún no estaba a gusto con todos ellos. 

Podría ser que simplemente, con el paso del tiempo me he vuelto paranoico. Estar con tantas personas sin que deba ser por trabajo precisamente es algo a lo que no me acostumbro. 

Por otro lado, ella a pesar de no poder mantener todavía una conversación muy fluida con los demás, no parece tener problemas con la gente. A cada rato pregunta sobre las palabras, pero no parece molesta, más bien, cómoda.

—¡Fei! Me dieron estos ¿quieres?— se acercó a mi cuando nos detuvimos a descansar mostrándome una bolsa de tela con panes rellenos —estás más serio que de costumbre ¿pasa algo?— me preguntó sentándose a mi lado.

Kayla no tenía problema en hablar. Estoy seguro de que si pasara menos tiempo preocupándose en entender y armar las oraciones, sería mucho más habladora de lo que es.

—Fei ¿alguna vez has pensado en establecerte y dejar de viajar? Creo que sería lindo que al fin tuvieras un lugar al que regresar—

—¿Y qué harías tú?— pregunté tomando un pan.

—Me quedaría contigo— dijo apoyándose sobre mi hombro —¿Sabes? Tengo novio—

—¿Y por qué no ha venido a rescatarte aun?—

—No lo sé. Supongo que no es tan inteligente como para hallar lo que me trajo aquí— y se encogió de hombros por ello.

Seguramente, preguntarle qué la había llevado hasta allí sería una buena idea, pero presentía que ni ella misma lo sabía.

—Tu mundo ¿cómo es? Hace tiempo que pienso que no es una simple aldea perdida, tú, tus vestimentas extrañas y el dialecto raro que hablas—

—¡Despacio! He perdido la mitad de lo que has dicho— me interrumpió haciendo que me repitiera—mi mundo… yo estoy segura de que estoy en otro mundo. Nada de lo que conozco existe aquí. Allá, las casas son más grandes, inmensas, hasta de treinta o cuarenta pisos algunas. Hay mucho ruido y no se puede ver algo como esto en cualquier. Existen viveros o zoológicos—

—¿Qué son esas cosas?—

—El primero contiene muchas plantas. Son jardines grandes, llenos de árboles, flores y arbustos de todo tipo. En el zoológico, hay animales de todo tipo, recreando su hábitat—

—¿No es más fácil tener un sitio como éste?—

Ella se rio. Desde hacía tiempo que no la había visto reírse así. Se estaba relajando a pesar de nuestra situación tan precaria o es que estaba entrando demasiado en confianza como para preocuparse de algo más.

—Supongo que la gente en mi mundo es más extraña de lo que debería—

Miró el suelo. Seguí su mirada. Aun no entendía por qué su extraña fijación conmigo. Se habría podido deshacer de mí en demasiadas ocasiones, incluso ahora, pero ella insistía en que se quería quedar a mi lado a cualquier precio. Y yo que insistía en cumplir sus caprichos.

—Si volver a mi mundo implica no poder volver a verte—

Y Sophie nos interrumpió, sin poder dejar que ella terminara esa frase, dejándome con la duda a flor de piel. Partiríamos enseguida. Pero no estaba satisfecho con ello, en lo absoluto.

El atardecer no iba a tardar en llegar. Lo más sensato era parar, pero aquellas personas no tenían nada de sensato.

—Es tu momento de demostrar lo que has aprendido— le dijo Sophie a Kayla.

Se me erizó la piel ¿qué le había estado enseñando? Hasta donde sabía, sólo era leer.

Kayla dudó, estaba nerviosa, veía su mano temblar. La tomé y me paré a su lado.

—No hagas nada de lo que no tengas plena seguridad— le dije. Era más bien, una orden. Algo me decía que lo que fuera que hubiese aprendido, no era bueno y poner en peligro a Kayla no estaba en discusión. De ninguna manera posible..

Ella apretó mi mano y me sonrió. Iba a decir algo, cuando aquella lluvia de fuego nos cubrió sin previo aviso.

Los hombres de Sophie y ella misma se habían adelantado a nosotros a contratacar. El fuego era mi especialidad, podía desviarlo con facilidad, pero debíamos acabar con la fuente primero.

—Vete a un lugar seguro—

—No— se negó ella —quiero ayudar. Yo puedo ayudarte—

Tan sólo, quería que se fuera.

Me adelanté cuando vi a una de aquellas bestias venir hacia nosotros, pidiéndole que escapara, pero antes de que pudiera hacer algo, vi venir a otra por atrás, tomándola a ella y llevándola lejos. No sé en qué momento se multiplicaron de esa manera. Si mataba a una, aparecían tres o cuatro para compensar.

No importaba cuánto luchara, había perdido a Kayla.



<<Capítulo 12                                                                     Capítulo 14>>

Espero les haya gustado <3

¡Se cuidan!

Bye!
Leer más...