viernes, 6 de noviembre de 2015

No te duermas

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 aprovecho de pasar a avisarles que en breve estaré subiendo mi novela que hace un tiempito que no vengo subiendo nada x.x y de paso, les comparto un cuento que hice para un concurso. Espero que sea de su agrado :D


Ten cuidado. Ten mucho cuidado. Yo también creí que era imposible, pero desde aquel día, es imposible salir. Es imposible. ¡Imposible! Aun yo no lo creo. Pero este miedo, estas sensaciones, todo este dolor es tan real… creo que voy a enloquecer. Es desesperante, es demasiado. Demasiado.

¡Voy  a enloquecer! Mi maldita mente va a terminar de explotar en un momento a otro. Y es ése el momento, ese es el momento en que la cabeza comienza a hincharse y a hincharse y me pesa sobre el cuello de manera que no puedo llegar a describirla y entonces ¡explota! ¡Explota y se hace mierda! Tan sólo queda mi cuerpo manchado con mi sangre y los restos de mis vísceras esparcidas en todos lados. Puedo ver un trozo de mi cerebro justo ahí, en mi zapatilla derecha. Pero sigo con vida y mi cabeza vuelve a la normalidad aunque mi ropa no.

Este es el momento en que empiezo a correr. Y me siguen, yo sé bien que me siguen. Se siente como un ejército tras de mí. Escucho los gritos, los alaridos, siento el olor de la sangre y del sudor de muchas personas pero no veo a nadie. No hay nadie allí. Pero aun así, puedo sentir sus ojos clavados en mi espalda, atravesándome el corazón.

No quiero.

No quiero.

¡No quiero! ¡No quiero nada de éste maldito mundo! Tan sólo quiero salir. No puedo soportar un minuto más aquí. No puedo. No puedo. Lloro desconsoladamente. Quiero llorar, necesito hacerlo, pero cuando me doy cuenta, el agua empieza a subir. Sube y sube de nivel comenzando a taparme. Quiero llegar a la superficie, realmente lucho, pataleo ¡la desesperación me lleva! ¡Pero sigue subiendo, maldita sea! ¡Sigue subiendo! Y aunque quiero llegar  hasta arriba y tomar aire, me voy ahogando y me voy llenando de agua y cada vez es más doloroso. Las puntadas dentro de mis pulmones por el agua duelen. Respirar duele. Mi cuerpo es demasiado pesado pero hago un último intento, pero ¡hay, por todos los cielos! Aquel bicho ¡aquel bicho de color rojo y sin forma! Debo huir, debo huir. Como sea, debo subir, pero, eso me atraviesa con una de sus extremidades, me atraviesa con su mano y aprieta uno de mis pulmones. Gritó pero el agua se mete en mi sistema y sólo consigue ahogarme más mientras retuerzo mi cuerpo, mi rostro al sentir sus uñas clavadas en mis órganos. Ya no aguanto más.

Entonces, es cuando me encuentro en tierra, tosiendo, con la ropa sucia y los ojos derramando sangre que va dejando marcas pequeñas en el suelo mientras me miró las manos y me palpo todo el cuerpo. Creo por unos breves instantes que todo va a estar tranquilo y es ahí cuando siento los ojos nuevamente ¡los ojos que me atraviesan! Siento mi corazón siendo atravesado por ellos y me duele, son como dos puntadas, dos grandes e interminables puntadas. Empiezo a correr y me escondo en una cueva.

No duermas, no dejes que te atrapen, no dejes que te sigan. No lo hagas, huye de esos porque… ahí vienen de nuevo. El ejército está detrás de mí. Tan sólo, corre. ¡Corre!

Bye!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!