miércoles, 13 de abril de 2016

Amor a segunda vista

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Hoy salí con una amiga y estuvimos hablando un poco, delirando juntas y riéndonos un poco de nosotras, cosa que hace bien a la salud si se lo aplica de vez en cuando (?) Pasó algo interesante mientras hablábamos de la inmortalidad del zancudo cuando estábamos sentadas en la peatonal: pasó una pareja muy melosita. Y esto no hubiese sido nada especial si no hubiese llegado a un comentario de ella: una chica tan bonita no puede andar con alguien tan feo.

 Me hizo gracia a pesar de que ella lo decía muy en serio. Pero para ser cruel o reírme en momentos que no debería, no hay nadie mejor que yo. Eso nos llevó a una discusión bastante atípica respecto a las que tenemos, llegando a preguntarme si yo saldría con alguien feo. Así, sin vueltas ni pelos en la lengua. Ella, como se habrán imaginado, dijo que no rotundamente porque no puedes salir con alguien feo sólo porque sí. Y la belleza es relativa. Los cannon de belleza que nos armamos también influyen mucho por nuestras familias, nuestro entorno cultural y hasta por la gente con la que hemos andado y las que no.

A mucha gente que conozco, Angelina Jolie le parece una belleza —no como está ahora que es un saco de huesos, sino, en sus mejores momentos—. A mí nunca me pareció bonita, es más, siempre me desagradó muchísimo de ellas esos labios tan gruesos que parecen propios de una reacción alérgica. Me daban impresión. Sin embargo, mucha gente podrá decir que lo que más les gusta de ella son sus labios carnosos y gruesos. Dependerá del tipo de gustos de cada uno y por supuesto, la cultura de cada uno.

Y aunque la apariencia sea lo primero que se ve y es el primer flechazo con alguien, por llamarlo de alguna manera, no es el más importante ni el único. Creo que el físico es llamativo, no voy a negar eso porque, al depender mucho de la visión, solemos tener la apariencia física como algo importante. Pero no es algo que te lleva a tener una relación con alguien. O mejor dicho, no es algo que me llevaría a tener una relación con alguien, pues, sé que hay personas que pueden hacerlo, pero no sería yo. 

Si una persona es bonita y es sólo bonita ¿De qué te sirve? Es bonita y podrás exhibirla como si fuera un premio importante cuando salgas a codearte con tus amigos o con tu familia, pero si cuando abre la boca, dice una estupidez tras otra ¿de qué le sirve la apariencia? Si yo quiero a alguien a mi lado es porque me gustaría establecer un lazo con esa persona. Tener a alguien con quién reír, llorar o simplemente, salir a dar la vuelta del perro. Si podemos discutir sobre temas que a ambos nos apasionen o enseñarnos un poco más de algo que desconocemos. Conocer a alguien es también abrir la puerta a las posibilidades porque podemos experimentar cosas nuevas y sensaciones nuevas —y no piensen mal con esto, no vamos por lo ilícito—, pero si tú no tenías idea de futbol y a tu pareja le gusta, quizás, hasta pueden ir a la cancha y te termina enganchando. O vas y te termina por no gustar, pero hay algo nuevo en tu vida, lo que también, debe hacerte ejercitar la tolerancia, porque si no te gusta y al otro sí, debes aprender a aceptarlo y saber que aunque tú no lo disfrutes, él sí.

Tener un físico bonito, ser un carilindo o un galán terrible, no te va a servir de nada si no hay algo más. Como dije, la apariencia puede ser un primer flechazo, pero el segundo y más importante, es la persona y su forma de ver el mundo y desenvolverse en él. Al final de todo, lo que nos termina atrayendo del otro es precisamente, eso. Esa chispa, esa pasión, ese no sé qué que lo hace especial y que te llena. Si es lindo o feo es tema aparte y hasta diría que no importa.

Cuerpos bonitos hay por montones pero ¿no han pensado por qué es tan difícil a veces, encontrar una pareja? Si es por lindura, creo que es bastante sencillo todo. Pero congeniar con alguien, llegar al punto donde dices 'hay química', pero es esa química que va más allá del deseo carnal, que va más allá de que sea bueno en la cama.

Yo creo que la personalidad juega mucho con ello. Pocas veces oímos hablar de ello y es lo que terminar por detonar una relación o un quiebre. Y es lo mismo con todos los aspectos de nuestra vida. Acabamos acercándonos a unos y alejándonos de otros por esto: la personalidad. Porque coincidimos, porque no coincidimos pero hallamos algo interesante en la forma de pensar del otro. Porque admiramos esa inteligencia o una facilidad de palabra —y me refiero a aquellos que son buenos hablando con argumentos, no quien sólo habla por hablar— que es mucho más importante. Nosotros basamos relaciones a lo largo de nuestra vida por las personas y no es precisamente por cómo se ven, sino, por cómo afianzamos lazos con ello y ahí, sólo entra la parte intelectual —no quiere decir que tenga que ser culto, pero sí que hablamos de su forma de pensar—. Yo creo que esto sería la barrera más importante que tiene uno y que lleva a que surja algo o que no. Porque la atracción mental de una persona es mucho más importante que su físico.

Yo creo —y les diré lo que le respondí a mi amiga—, que la pregunta realmente no es si saldrías con alguien feo ¿saldrías con alguien estúpido? ¿Con alguien que no te llega en ninguna forma más allá de lo físico? ¿Con el que no tengas absolutamente nada de qué hablar salvo el puterío de la tarde? ¿Que no tenga sueños y pasiones? ¿Que piense sólo en el partido del domingo o en el asado de la noche? ¿Saldrías con alguien así? Sé que habrá muchas personas que seguramente, responderán de manera afirmativa a esto —más si hay un galanazo o una mina con buen lomo detrás de todos estos atributos—. Yo creo que soy más exigente que eso. No saldría con alguien lindo solo porque es lindo, saldría con alguien con quién pueda hablar y pensar. Si es lindo o no, no importa. Y quizás, me parezca lindo a mí y a mi amiga no. Como dije, la belleza física es relativa. Por lo menos, a mí, siempre me han resultado muy atractivas todas mis parejas, pero había mucho más después de la atracción física, que es lo que importa, que la carne, con el tiempo, va sucumbiendo y quedando floja, por llamarlo de alguna forma.

Y mientras venía para casa, me quedé pensando en ello y recordé una charla que dio Dolina —no en uno de los mejores ambientes—, pero, como es Dolina, zafa en cualquier ambiente <3 que hablaba más o menos de esto que les contaba —les dejo el video arriba para que puedan escucharlo, que es cortito y muy ameno—. Por supuesto, con la particular visión de Dolina del mundo y con algo de humor, como siempre.

Por último, me atrevería a decir que las personas feas, no existen. Existen personas y ya sabremos nosotros si nos parecen lindos o no —mis amigas siempre han sentido desagrado por los hombres con barba, porque pica, es áspera y un montón de cosas, a mí, un hombre con barba me mueve el piso como no se dan idea, no sólo en apariencia sino que me gusta el roce también ewe. Pero son gustos—. Y como para gustos están los colores, hay mucho de dónde escoger.

Y bueno, antes de seguir extendiéndome y yéndome por las ramas, me despido de todos.

¡Se cuidan! Pasan una hermosa noche y un bonito día.

Bye!

4 comentarios:

  1. Personalmente pienso que lo primero que entra de una persona es el físico. Obviamente después de conocerlo ya sabes si vale o no... pero claro, el amor es bastante tonto.
    Un día te gusta un hombre precioso y al siguiente un cardo malayo. El amor idiotiza.
    Y te lo digo yo que he salido con hombres no muy atractivos, pero bueno... en su momento me encantaron.
    Eso si, no saldría con un hombre vacío y tonto.

    Me ha encantado leerte.

    PD: A mi también me encantan los hombres con barba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que el físico es lo primero que uno mira pero no es con lo que uno acaba por quedarse al fin de cuentas.

      Y como dices, el amor bien nos puede poner una hermosa venda en los ojos y con suerte, a veces cae y en otras no XD Son esas cosas de la vida (?)

      Los hombres con barba son sexys *^*

      Por cierto, tenía un bug importante la entrada, ya está arreglado eso y se ve bien el video de Dolina ahora.

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. La belleza, como el concepto de normalidad, es puramente subjetiva. En mi caso, cuando me ha gustado alguien por su físico lo he llamado atrayente, pero no lo llamaré nunca cautivador.

    Como ejemplo pongo, y que mi mejor amigo me perdone (y no se lo reprocharía) siempre se han metido con mi mejor amigo por su físico. Y también por su timbre de voz, que parece el de una frágil mariposa comparándose con la mía. De hecho, maldigo que digan que por eso es gay. Mítico: un chico que tiene muchas amigas, nunca habla de quién le gusta y nunca ha presentado novia alguna. Entonces, definitivamente es gay. y yo mandaba a paseo a todos los que así lo piensan. Bueno, que me desvío. Se han metido con el por no ser lo que ellos considerarían guapo (y aquí que sigo deseando que no me esté leyendo) pero a mí me parece mono, y no de los que trepan por los árboles. ¿Y eso nos deja en...? Sí, señores, la belleza es subjetiva. Ahora os doy un premio por haber repetido lo que he dicho desde el principio.

    Pero, ¡adivina! Detrás de un rostro que no parece gran cosa se encuentra una personalidad envolvente. ¡Sorpresa, las apariencias engañan! Y este es uno de estos casos. y sigo rezando porque no me descubra, pero yo saldría con este amigo como algo más porque es de lo mejorcirito que he encontrado por el mercado. Y eso nos pone a prueba. ¿Te crees que cuando eras pequeño te gustaba aquel -que parecía que en cualquier momento echaba a volar con sus orejas de lo tremendas que eran- por ser el bellezón de clase? No, ni de broma. Quizás te gustaba por su carácter rebelde, o tímido incluso porque le ponías nervioso. Y vaya, esos no son rasgos físicos. ¿Igual son los extraterrestres, que son más emocionalmente inteligentes que tú y quieren descubrirte América por dentro en vez de por fuera? En fin, que el que se sienta identificado ya sabe, y el que no o lo niega o ha sido iluminado por los extraterrestres (también conocidos como neuronas).

    Un saludo y nos leemos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto lo que dices, al fin y al cabo, a uno le termina gustando una persona y no como se ve, aunque a veces ayuda, el carisma y la personalidad es lo que nos ganan. Por desgracia, el culto al cuerpo es lo que vende en los últimos tiempos.

      ¡Gracias por comentr!

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!